Donar sangre

Nutrición y salud

Dietas, nutición, recetas e información para una alimentación sana

A continuación puedes leer información sobre Donar sangre. Este artículo muestra información sobre nutrición y salud con caracter divulgativo que no puede ni debe sustituir la opinión de un médico o profesional de la nutrición.

Si tienes dudas o problemas de salud relacionados con este artículo, Donar sangre, te sugerimos que consultes con tu médico o nutricionista.

Donar sangre

En algunas ocasiones, debido a una operación o accidente, una persona puede perder una cantidad importante de sangre. En estos casos y en otros como en determinados problemas de salud, puede ser necesario una transfusión de sangre. La sangre no se puede sintetizar, por lo que es necesaria su extracción de otra persona, es decir, de un donante de sangre.

Pocos países, entre los que se encuentran España, Argentina y Uruguay, tienen un sistema público y organizado de donación de sangre. En estos países, la compraventa de sangre está prohibida ya que la sangre está considerada como un recurso público que únicamente se puede destinar a instituciones sanitarias con el fin de tratar a los pacientes.

¿Quienes son los donantes de sangre?

Las personas que deciden libremente, de forma desinteresada y bajo las condiciones sanitarias adecuadas, donar sangre para contribuir a que un enfermo recupere la salud.

¿Qué es la sangre?

La sangre realiza funciones vitales importantes: Respiratoria, nutritiva y defensiva.

Los principales componentes de la sangre son:

  • Los glóbulos rojos.
  • Los glóbulos blancos.
  • Las plaquetas.
  • El plasma.

¿Por qué donar sangre?

Para el donante, la donación es un acto seguro y nada doloroso. Además, cada donación puede hacer que hasta tres enfermos distintos recuperen la salud.

Condiciones básicas que hay que cumplir para donar sangre

  • Tener más de 18 años.
  • Presentar un buen estado general de salud.
  • Pesar 50 kilos o más.
  • En caso de ser mujer, no estar embarazada.

Recomendaciones para donar sangre

  • No acudir en ayunas.
  • Beber mucha agua.
  • Evitar comidas abundantes.

Los hombres pueden donar hasta 4 veces al año, mientras que las mujeres pueden donar un máximo de 3 veces al año, respetando siempre un intervalo mínimo de dos meses entre donaciones, que es el tiempo necesario para reponer completamente la sangre donada.

¿Por qué debemos donar sangre con regularidad?

La sangre es un recurso básico que se utiliza cada día y que tiene una vida limitada. Para poder dar respuesta a las necesidades sanitarias, es necesario disponer siempre de sangre suficiente y segura en stock.

Las necesidades de sangre son constantes, por lo tanto, también deben serlo nuestras donaciones.

La donación de sangre es un proceso que consta de cuatro fases:

  • Cumplimentar un cuestionario y facilitar los datos personales.
  • Pasar una entrevista médica y someterse a una exploración sencilla.
  • Extraer la sangre (450 ml).
  • Tomar un pequeño refrigerio, normalmente líquidos.

Todo el material utilizado para la extracción de sangre es estéril y de un solo uso. En caso de detectar alguna anomalía en la donación, se comunica al donante.

Consejos para después de donar sangre

  • Beber líquidos abundantes a lo largo de las siguientes 24 a 48 horas.
  • No tomar bebidas alcohólicas ni fumar en las siguientes dos horas.
  • No hacer esfuerzos físicos importantes, especialmente con el brazo donde se ha realizado la punción.
  • Si al retirar la tirita en el punto de punción sangra un poco, presionar el brazo durante un periodo de 3 a 5 minutos.

En todos los puntos de donación, se proporciona un refrigerio a los donantes para recuperarse de la donación.

Efectos adversos a la donación

A pesar de que la donación de sangre es un acto seguro, de forma eventual, se han dado causas de:

  • Mareos ligeros.
  • Hematomas en el brazo donde se ha realizado la punción.
  • Náuseas y vómitos.
  • De forma excepcional, se ha producido alguna pérdida de conocimiento.

Si después de la donación sientes alguna molestia o malestar, contacta lo antes posible con el organismo responsable de la extracción.

¿Cuáles son los componentes sanguíneos y para qué se utilizan?

La sangre se procesa para obtener diversos componentes sanguíneos: concentrados de hematíes, concentrados de plaquetas, plasma y derivados.

Cada componente se utiliza para tratar diferentes enfermedades, ante hemorragias y para intervenciones quirúrgicas o transplantes de órganos.

  • Glóbulos rojos: Anemia aguda o crónica grave.
  • Plaquetas: Déficit de plaquetas, con hemorragias o riesgo hemorrágico.
  • Plasma: Enfermos con alteraciones de coagulación y con hemorragia o riesgo hemorrágico. El plasma también se utiliza para producir proteínas purificadas como la albúmina, las gammaglobulinas o los factores de coagulación.

Motivos de exclusión

Existen causas que impiden la donación de forma temporal y otras causas que lo impiden de forma definitiva. Será el facultativo quien, valorando el cuestionario, decidirá si puedes donar sangre.

Debes saber qué, así como tu donación puede ayudar a muchos enfermos a recuperar la salud, también puede comprometer seriamente su vida ya que, por la sangre pueden transmitirse algunas enfermedades. Por este motivo, si te encuentras en alguna de las siguientes situaciones no deberías donar sangre:

  • Eres portador o portadora del virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) o crees que podrías serlo.
  • Eres portador o portadora de algún virus de la hepatitis B o C o crees que podrías serlo.
  • Te has inyectado drogas (heroína, hormonas para aumentar la masa muscular, etc.) alguna vez en tu vida.
  • Has mantenido relaciones a cambio de dinero, drogas u otro tipo de pago.
  • Has mantenido en los últimos 4 meses relaciones con diversas parejas, alguna persona portadora del virus del SIDA (VIH), alguna persona que cambia frecuentemente de pareja, alguna persona que haya podido inyectarse drogas intravenosas, alguna persona que ejerza o haya ejercido la prostitución, una persona residente u originaria de zonas del mundo donde el virus del SIDA esté muy extendido como África subsahariana o Tailandia.

La donación no es una buena opción para hacerte un análisis de sangre. Para ello es recomendable que consultes a tu médico de cabecera o que acudas a un centro especializado.

La mayoría de las exclusiones son temporales y en un futuro, la persona podrá volver a donar.

La sangre se analiza para:

  • Determinar el grupo sanguíneo A, B, AB, 0 y Rh.
  • Garantizar la máxima seguridad en la transfusión, aplicando un conjunto de pruebas para descartar la transmisión de enfermedades como el SIDA, la hepatitis B y C, la infección por HTLV I y II, la sífilis y la enfermedad de Chagas.

Artículos relacionados con Donar sangre