Enfermedades del sistema circulatorio

Nutrición y salud

Dietas, nutición, recetas e información para una alimentación sana

A continuación puedes leer información sobre Enfermedades del sistema circulatorio. Este artículo muestra información sobre nutrición y salud con caracter divulgativo que no puede ni debe sustituir la opinión de un médico o profesional de la nutrición.

Si tienes dudas o problemas de salud relacionados con este artículo, Enfermedades del sistema circulatorio, te sugerimos que consultes con tu médico o nutricionista.

Enfermedades del sistema circulatorio

Más de un cuarto de la población de todo el mundo padece algún tipo de enfermedad relacionada con el sistema circulatorio. Las enfermedades cardiovasculares son una de las mayores causas de muerte en todo el mundo y la primera si hablamos únicamente de muertes por causas naturales.

Teniendo en cuenta la importancia que tienen el corazón y el sistema circulatorio, cualquier enfermedad que altere sus funciones o provoque trastornos circulatorios, puede tener consecuencias graves, llegando incluso a afectar negativamente a las funciones vitales.

Desde el momento de nacer hasta llegar aproximadamente a los 5 años de edad, las enfermedades relacionadas con el sistema circulatorio que pueden aparecer, son, en su mayoría, enfermedades de origen congénito. A partir de esa edad, pueden empezar a manifestarse enfermedades de caracter reumático. Al pasar de los 35 años, pueden comenzar a aparecer problemas coronarios, hipertensión arterial y arteroesclerosis. Estas enfermedades del sistema circulatorio, deben detectarse y tratarse urgentemente ya que pueden provocar un infarto de miocardio.

Anemia

Aunque no es una enfermedad en sí misma, la anemia es una afección relacionada con el sistema circulatorio y suele estar relacionada con varios tipos de enfermedades.

La anemia es una manifestación de que el organismo tiene una disminución anormal de los glóbulos rojos en la sangre o de un bajo nivel de hemoglobina. La función de los glóbulos rojos es el transporte de oxígeno al resto del organismo a través de la sangre. Además los glóbulos rojos también recogen el bióxido de carbono de las células que resultante de la asimilación de los nutrientes. Es por este motivo que los enfermos que padecen anemia presentan un bajo nivel de oxígeno en sus tejidos.

Algunas causas que pueden provocar esta afección de la sangre son:

  • Un problema relativo a la formación de los glóbulos rojos, debido a una carencia de hormonas o nutrientes.
  • La destrucción excesiva de glóbulos rojos, debida en muchos casos a enfermedades hereditarias.
  • Un abundante sangrado provocado por un trauma o lesión.

La anemia se presenta frecuentemente en niños que tienen una alimentación deficiente, por padecer enfermedades hereditarias y en algunos casos incluso puede estar provocada por el crecimiento.

Los síntomas de la anemia que se presentan más frecuentemente son: fatiga, palidez, falta de vitalidad, mareos, disnea y molestias gástricas.

Anemia ferropénica

El tipo de anemia que se presenta con más frecuencia, es la anemia ferropénica o anemia por deficiencia de hierro. Este mineral es esencial para la fabricación de los glóbulos rojos de la sangre y por lo tanto, la fabricación de los glóbulos rojos se ve afectada si las demandas de hierro aumentan en el organismo debido a otras funciones como pueden ser la gestación, el desarrollo en la infancia o en la adolescencia. También puede aparecer por una carencia de hierro en la dieta y se puede combatir incrementando la ingesta de alimentos ricos en hierro.

Anemia perniciosa

La anemia perniciosa se produce por un déficit de vitamina B12, esencial para la fabricación de glóbulos rojos, habitualmente por defectos de absorción intestinal de la vitamina B12 en mayores de cuarenta años, a veces por carencias alimenticias. Para combatir esta carencia, es recomendable incrementar los alimentos con vitamina B12 en la dieta.

Angina

La angina es una enfermedad grave del sistema circulatorio

Aunque no es una enfermedad, la angina es síntoma importante de un trastorno grave en el sistema circulatorio. El síntoma principal de la angina es un dolor agudo en el torax. La causa de que se produzca una angina es que el corazón no puede obtener todo el oxígeno que necesita para bombear sangre al organismo.

Cuando el oxígeno que recibe el organismo no es suficiente para cubrir sus necesidades, se produce la isquemia. Si la isquemia se produce en el corazón, esto puede provocar un dolor de pecho conocido como angina. Si la isquemia se prolongia por un periodo excesivamente largo, además de producir una angina, el paciente podría llegar a sufrir un ataque cardiaco.

Aunque la principal enfermedad causante de la angina es la arteriosclerosis, existen otras causas como pueden ser malformaciones del corazón, espasmos de la arteria coronaria o coágulos de sangre que obstruyan las arterias. Todos estas son causas de que se reduzca el flujo de oxígeno al músculo cardiaco y por lo tanto, pueden provocar la angina.

Tipos de angina

Hay tres tipos de angina:

Angina estable: Aunque por suerte, su aparición es predecible, este tipo de angina puede resultar sumamente dolorosa. Su aparición es debida principalmente al estrés o a realizar un esfuerzo excesivo. Para aliviar sus síntomas es recomendable el descanso.

Angina inestable: La angina inestable es en muchos casos una afección que se presenta entre la angina estable y un ataque cardiaco por lo que es mucho más grave que la anterior.

Angina de Prinzmetal: Este tipo de angina, también llamado angina de Prinzmetal, se produce por un espasmo en una arteria coronaria. Suele producirse mientras el paciente descansa. Uno de sus síntomas es la aparición de latidos irregulares. Por suerte el dolor suele aliviarse casi inmediatamente una vez comenzado el tratamiento.

La angina se produce casi siempre como resultado de la arteriosclerosis. Esta enfermedad tiene varios factores de riesgo como tener la presión alta, fumar, el colesterol alto, la vida sedentaria, la obesidad y la diabetes. También pueden tener relación con el desarrollo de esta patología, factores como el sexo, el historial familiar y factores psicológicos.

Varices, enfermedad en las venas

Las varices son una enfermedad del sistema circulatorio que se produce cuando las venas pierden su elasticidad. Esto provoca que la sangre siga dos direcciones en lugar de seguir su flujo normal hacia el corazón. Las mujeres suelen padecer varices más a menudo que los hombres, hasta cuatro veces más.

El término varicoso, se refiere a algo que está más dilatado de lo normal y de forma irregular. Las más comunes, son las varices primarias. Este tipo de varices, van hacia abajo en una o más venas sobre la superficie de las piernas.

Las causa principal que provoca las varices es la debilitación de las paredes de las venas que se debilitan debido al envejecimiento. Al envejecer, las venas pierden su elasticidad y al fallar las válvulas interiores cuando no las venas no pueden mantener el flujo de sangre, esta se estanca.

Síntomas comunes de las varices son el adormecimiento de las piernas y el dolor. Las venas se vuelven abultadas, mostrando en muchos casos un tono azulado. La piel situada sobre la vena, se irrita y se reseca. En algunos casos puede producirse sangrado e incluso pueden llegar a aparecer úlceras cerca de los tobillos si se sufre un golpe.

Aneurisma Aórtico

Un aneurisma es una dilatación de una pared arterial. En general, está ocasionada al debilitarse las parede de los vasos sanguíneos debido a la acumulación de depósitos grasos de colesterol. Otros factores que intervienen en la aparición de esta enfermedad del sistema circulatorio son el fumar, tener una elevada presión arterial, tener más de 55 años o un historial familiar con propensión a padecer esta enfermedad. Esta enfermedad también aparece en mayor medida en hombres.

Cuando disminuye la elasticidad, la presión ocasionada por los latidos del corazón puede hacer que las arterias se dilaten y se tuerzan.

Si esta enfermedad afecta a la aorta, que es la arteria más grande del organismo, la enfermedad se denomina aneurisma aórtico abdominal. El diámetro de esta arteria está entre entre medio centímetro y dos centímetros y medio. Los aneurismas pequeños que miden menos de dos centímetros y medio, rara vez se rompen.

El peligro de esta enfermedad, radica en que pueden existir fugas de sangre o incluso podría llegar a reventar un vaso sanguíneo, provocando una hemorragia que podría llegar a poner en peligro la vida de quien la padece. En algunos casos esta enfermedad produce dolores pero la mayoría de las personas que la padecen, no sienten ningún dolor.

Arteriosclerosis

Se llama arteriosclerosis a la efermedad que consiste en un bloqueo o estrechamiento de las arterias debido al colesterol existente en el interior de los vasos sanguíneos, concretamente en las paredes arteriales. Según se desarrolla la placa, se estrecha el interior de las arterias por lo que disminuye el flujo sanguíneo. Cuando sucede esto en las arterias coronarias, ocasiona un tipo de dolor en el pecho llamado angina de pecho o angina pectoris.

El aumento de esta placa en los vasos sanguíneos del sistema circulatorio, hace que las pareces internas de las arterias se vuelvan rugosas e irregulares. Esto puede producir desgarros en las paredes arteriales que pueden ocasionar un coágulo sanguíneo. Este coágulo puede impedir la correcta circulación de la sangre que llega al corazón, provocando habitualmente un ataque al corazón.

Mediante una operación de cirugía cardiaca, se puede unir una vena o arteria que presente este problema a otra parte del cuerpo. De esta forma se deriva la arteria estrechada, evitando el colapso cardiaco.

El desarrollo de la arteriosclerosis es indoloro y está caracterizado por la aparición de depósitos de grasa que se forman en las paredes de las arterias. Esta grasa acumulada se deposita en placas que aumentan progresivamente de tamaño, haciendo más estrecho el espacio interior de los vasos sanguíneos. Como consecuencia, el flujo de sangre disminuye. Esta reducción, cuando se produce en arterias coronarias, provoca una angina pectoris o angina de pecho.

Según crece la placa, las paredes de las arterias se vuelven irregulares, pudiendo fisurarse o incluso romperse. En esos casos, se puede formar un coágulo sanguíneo que puede dificultar o incluso llegar a denter el paso de la sangre hacia el corazón o tapar una arteria al desprenderse.

Si el flujo sanguíneo llega a cesar y se dejar de irrigar una parte del corazón, se produce un infarto cardiaco. En caso de que esto suceda en el cerebro, se produce un accidente vascular cerebral.

Colesterol

El colesterol es una sustancia similar a un lípido o una grasa. Aunque mucha gente lo ve como algo malo, todo el mundo tiene colesterol en mayor medida.

El colesterol es un componente fundamental para el organismo. Es necesario para el aislamiento de los nervios, las membranas celulares y la secreción de algunos tipos de hormonas. El hígado utiliza el colesterol para producir bilis, un ácido que ayuda a procesar la comida durante la digestión.

Cuando se habla de colesterol, existe cierta confusión debida al uso que se le da a esta palabra. El término colesterol puede referirse tanto a la sustancia que tenemos en la sangre como a la que existe en los alimentos que comemos. El colesterol, existe en la dieta como un lípido y también existe como un componente natural de los lípidos que se encuentran en la sangre.

El organismo recubre el colesterol con proteínas llamadas apoproteínas para transportarlas en la sangre. Además de transportar el colesterol, estas proteínas también transportan los triglicéridos.

Las lipoproteínas relacionadas con el colesterol comprenden las LDL o de baja densidad que contienen altas cantidades de colesterol y las HDL que incluyen proteínas. Es frecuente oir llamar al colesterol HDL colesterol bueno mientras que el colesterol LDL es conocido como el colesterol malo.

El organismo utiliza el colesterol para construir las células. Las partículas trasportadoras LDL, se unen a los receptores de las células para ser admitidas. En caso de que exista una gran cantidad de estas partículas en el sistema circulatorio, si existen pocos receptores en ese órgano o las células del hígado no las reciben con normalidad, el colesterol puede saturar los tejidos, depositándose en las paredes de las arterias.

Si se queda mucho colesterol en las partículas LDL que se acumulan en las paredes de las arterias, la situación puede empeorar. El colesterol HDL tiene un papel importante en este punto y es recoger este exceso de depósitos y llevarlos al hígado para ser desecharlos.

Es por este motivo que una alta proporción de colesterol HDL respecto al colesterol LDL puede ser beneficioso, llegando a impedir el desarrollo de enfermedades producidas por esta enfermedad.

El aumento de los lípidos en el sistema circulatorio puede deberse a varias enfermedades, en algunos casos hereditarias, pero en muchas casos se desconoce el motivo. Sin embargo, es conocido que existen varios factores de riesgo a la hora de padecer hiperlipemia. Estos factores son la edad, antecedentes familiares, la dieta o un excesivo sedentarismo.

Es destacable la dieta ya que de todos los factores, es la que se ha demostrado como causa más frecuente de hiperlipemia. En concreto, es especialmente perjudicial la alimentación con un alto contenido en grasas saturadas, rica en colesterol y calorías.

Ataque cardíaco

El ataque cardiaco es una enfermedad del sistema circulatorio

Un ataque al corazón o ataque cardiaco es una lesión que se produce en el músculo cardiaco debido a una falta de aporte sanguíneo. Esto ocurre al bloquearse las arterias que transportan el oxígeno al corazón a través de la sangre.

El bloqueo, generalmente es producido por la aparición de un coágulo formado en una arteria al estrecharse debido a la acumulación de depósitos de grasa y colesterol. Al producirse la privación de oxígeno, se destruyen las células, lo que provoca un fuerte dolor en el pecho y alterando las funciones cardiacas.

Un ataque cardiaco no sucede de forma única que suceda sólo en una ocasión. Puede desarrollarse a lo largo de varias horas, normalmente entre cuatro y seis. Según pasa el tiempo, aumenta la cantidad de tejido que muere por privación de oxígeno.

Para prevenir este daño, la principal solución es el tratamiento precoz mediante el uso de medicamentos que permitan la disolución del coágulo sanguíneo de forma que se pueda reestablecer el flujo. Sin embargo, este tratamiento ha de aplicarse en un periodo inferior a dos horas desde que se inicie el infarto ya que en caso contrario, sus efectos beneficiosos se reducen de forma sustancial según pasa el tiempo.

En un primer momento, el ataque cardiaco puede provocar una fibrilación ventricular, es decir, una arritmia cardiaca que produce latidos defectuosos. Esto hace que la sangre bombeada por el corazón sea insuficiente para mantener los órganos vitales. Si no se actúa rápidamente, esta situación puede dar lugar a una muerte súbita.

Circulación deficiente

Si al caminar durante un rato, notas un dolor localizado en una pierna que se produce siempre en el mismo lugar y al descansar unos minutos, la molestia pasa, podría ser debido a una circulación deficiente.

Esta enfermedad, también llamada claudicación intermitente, es un trastorno grave del sistema circulatorio. Aunque a veces también se identifica como un calambre o simplemente con debilidad, puede ser un signo de que los músculos de las piernas no estén recibiendo los nutrientes y oxígeno que necesitan.

La circulación deficiente, está causada generalmente por la arteriosclerosis, pero existen otros factores que causan esta enfermedad del sitema circulatorio como son el fumar, tener más de 60 años, ser un hombre, tener la presión arterial alta, ser sedentario, ser obeso o padecer diabetes.

Si se produce por una obstrucción grave, aun en reposo pueden aparecer molestias. Si los tejidos sufren una excesiva privación de oxígeno se pueden engangrenar llegando a ser necesaria su amputación.

A la hora de determina cuál es la causa del dolor, el médico toma el pulso en los pies, comparando la presión arterial del tobillo con la tomada en el brazo. En caso de que la del primero sea mucho mayor que la del último, pordría ser que se esté produciendo un estrechamiento en las arterias de las extremidades.

Practicar más ejercicio puede mejorar la circulación y aumentar el nivel de oxígeno que lleva la sangre a los tejidos. Dejar de fumar también puede mejorar esta enfermedad pero en caso de padecerla, es mejor hacerse un chequéo médico.

Insuficiencia cardíaca

Cuando el bombeo del corazón es más bajo de lo normal, se reduce el flujo sanguíneo y puede provocar que se produzcan acumulaciones de sangre en las venas al devolver la sangre al corazón.

Lo más normal es que falle el lado izquierdo del corazón. Al comenzar a funcionar mal el bombeo de este lado, se acumula sangre en los pulmones que se congestionan con líquido. Esto puede producir una falta de oxígeno al realizar ejercicio y también provocar cansancio y abatimiento. También puede provocar sensación de ahogo al descansar debido a la reducción de oxígeno transportado por el sistema circulatorio a los tejidos.

Según los pulmones se congestionan más y más, la parte derecha del corazón también se ve afectada. Se hinchan las venas del cuello debido a que se acumula sangre en ellas. El líquido también se suele acumular en los tobillos, los pies el hígado y hasta las manos.

La insuficiencia cardiaca es una enfermedad del sistema circulatorio que puede producirse por un infarto de miocardio, las arterias coronarias estrechas, una infección de las válvulas cardiacas, el abuso de drogas o de alcohol o por una elevada presión arterial no controlada.

Hipertensión arterial

La hipertensión es una enfermedad del sistema circulatorio que puede producir dolor de cabeza

La tensión arterial o presión arterial, es la fuerza que ejerce la sangre en las paredes arteriales.

Esta presión no se produce de forma constante ya que varía según los ciclos cardiacos. Se denomina presión arterial alta o tensión arterial alta (sistólica) a la que se produce cuando el corazón se contrae (sístole). La presión arterial baja o tensión arterial baja (diastólica) se produce cuando la presión arterial disminuye hasta el mínimo (diástole).

La presión arterial, además varía a lo largo del día, regulándose de forma distinta durante el sueño. La tensión suele ser mayor al despertar y disminuye en las primeras horas de sueño. La tensión arterial cambia según la edad de la persona y es más baja en niños y mayor en adultos.

La tensión arterial normal en un adulto es la que está por debajo de 90 mm Hg de diastólica y por debajo de 140 mm Hg de sistólica.

Se desconoce la causa de la hipertensión en la mayor parte de los casos. En muchos casos los motivos de la hipertensión son la dieta rica en sal, los antecedentes familiares, trastornos hormonales, tomar alcohol en exceso, los anticonceptivos orales y otros medicamentos y el consumo de drogas como la cocaina.

La hipertensión produce habitualmente daños en las paredes arteriales sin provocar dolor. En algunos casos los pacientes de hipertensión presentan mareos, cefaléas y decaimiento. La hipertensión provoca daños en los órganos, principalmente en el cerebro, el corazón, la retina y los riñones.

Artículos relacionados con Enfermedades del sistema circulatorio