Propiedades del té verde

Nutrición y salud

Dietas, nutición, recetas e información para una alimentación sana

A continuación puedes leer información sobre Propiedades del té verde. Este artículo muestra información sobre nutrición y salud con caracter divulgativo que no puede ni debe sustituir la opinión de un médico o profesional de la nutrición.

Si tienes dudas o problemas de salud relacionados con este artículo, Propiedades del té verde, te sugerimos que consultes con tu médico o nutricionista.

El té verde tiene multitud de propiedades beneficiosas para nuestro organismo

Según todos los indicios, los primeros países en los que se ha cultivado té son China e India. Hoy en día, el té es la bebida más consumida en el mundo, superada sólo por el agua.

Cientos de millones de personas beben té alrededor del mundo y los estudios sugieren que el té verde (Camellia sinesis) es el tipo de té que por sus propiedades, aporta más beneficios para la salud.

Tipos de té y sus propiedades

Existen tres variedades principales de té: Verde, negro, y oolong. La diferencia entre los tipos de tés es su procesamiento. El té verde está hecho de hojas sin fermentar y según se ha demostrado, entre las propiedades del té verde cabe destacar que contiene la mayor concentración de potentes antioxidantes llamados polifenoles. Los antioxidantes, son sustancias que destruyen los radicales libres, compuestos dañinos para el cuerpo que alteran las céulas, manipulando el ADN (material genético), llegando incluso a causar la muerte de las células.

Los radicales libres, existen de forma natural en nuestro organismo pero las toxinas que se encuentran en el medio ambiente como los rayos ultravioletas del sol, la radiación, el humo del tabaco y la polución atmosférica, también incrementan estas partículas nocivas. Muchos científicos creen que los radicales libres contribuyen al proceso de envejecimiento, además del desarrollo de numerosos problemas de salud entre los que se incluyen el cáncer y el infarto. Los antioxidantes, como los ponifenoles del té verde, pueden neutralizar los radicales libres, pudiendo incluso reducir o ayudar a prevenir algunos de los problemas de salud que causan. De ahí que la prevención de los problemas de salud se encuentre entre las propiedades del té verde.

Existen varios tipos té verde

El té verde, ha sido consumido a lo largo de los años en India, China, Japón y Thailandia. En la medicina tradicional china e india, sus practicantes han usado té verde como estimulante, diurético (para ayudar a la expulsión de la orina), astringente (para controlar las hemorragias y ayudar a curar las heridas) y para mejorar la salud del corazón. Entre los tradicionales del té verde se encuentran el tratamiento de la flatulencia (gases), la regulación de la temperatura corporal, la regulación del nivel de azúcar en la sangre, mejorar la digestión y mejorar los procesos mentales.

Propiedades de la planta del té

Tanto el té verde como el té negro y el té oolong derivan de las mismas hojas de la planta Camelia sinensis. Originalmente cultivada en el este de Asia, esta planta crece como un largo arbusto o árbol. Hoy en día, la Camelia sinensis crece a lo largo de Asia y parte de el medio este de África.

La gente de los países asiáticos consumen más frecuentemente té verde y oolong mientras que el té negro es más popular en los estados unidos. El té verde está preparado de hojas sin fermentar, las ojas del té oolong, están parcialmente fermentadas y las hojas del té negro están completamente fermentadas. Cuanto más fermentadas estén las hojas de té, menos ponifenol contienen y mayor es su contenido de cafeína. En cuanto a las propiedades del té negro, el té verde tiene la mayor cantidad de ponifenoles mientras que el té negro tiene aproximadamente de dos a tres veces más contenido de cafeína que el té verde. Esto quiere decir que las propiedades antioxidantes del té verde mayores que las del té negro.

¿De qué está hecho el té?

Las propiedades saludables del té verde han sido en su mayoría atribuidas a los ponifenoles, elementos químicos con potentes propiedades antioxidantes. De hecho, los efectos antioxidantes de los ponifenoles, parecen ser mayores que la vitamina C. Los ponifenoles del té verde también le dan un sabor ligeramente amargo.

Los ponifenoles que se encuentran en los tés se llaman catequinas. El té verde contiene seis compuestos primarios de catequina: catequina, galocatequina, epicatequina, epigalocatequina, epicatequina galato, y galato de epigalocatequina. Este último es el polifenol más estudiado en el té verde y el más activo.

El té verde también contiene alcaloides entre los que se incluyen cafeína, teobromina y teofilina. Estos alcaloides producen los efectos estimulantes del té. La L-teanina, un aminoácido compuesto que se encuentra en el té verde, ha sido estudiado por sus efectos calmantes en el sistema nervioso.

Formatos de té verde

El té verde también se puede consumir como extracto de té verde

La mayoría de los suplementos dietéticos de té verde, se venden como hojas secas de té en forma de cápsula. Los extractos estandarizados de té verde son más demandados por sus propiedades. Hay también extractos líquidos hechos de hojas y brotes de té . Una taza de té contiene de media entre 50 y 150 miligramos de polifenoles (antioxidantes). Los productos descafeinados del té verde contienen ponifenoles concentrados. También existen suplementos sin cafeína.

Cómo consumir té verde

Niños

No hay estudios científicos en el uso pediátrico de té verde así que no está recomendado para niños.

Adultos

Dependiendo de la marca, es recomendable tomar entre 2 y 3 tazas de té verde al día, lo cual nos proporcionará un total de entre 240 y 320 ponifenoles, o entre 100 y 750 mg. al día de extracto de té estándar. Existen y son recomendables las variedades sin cafeína.

Preparacion del té verde

Beneficios del té verde para el tratamiento de enfermedades.

Las propiedades beneficiosas del té verde han sido estudiadas de forma extensiva en personas, animales y experimentos de laboratorio. Los resultados de esos estudios, sugieren que las propiedades del té verde pueden ser útiles para tratar los siguientes problemas de salud:

Arteriosclerosis

Estudios clínicos basados en la población, indican que las propiedades antioxidantes del té verde pueden ayudar a prevenir la arteriosclerosis, también conocida como enfermedad de la arteria coronaria. Estos estudios han sido realizados por grandes cantidades de personas procedentes de diferentes culturas que tienen diferentes hábitos alimenticios. Los investigadores no están seguros de porqué el té verde reduce el riesgo de infarto debido a la reducción del colesterol y los niveles de triglicéridos. Los estudios muestran que el té negro tiene efectos beneficiosos similares. De hecho, los investigadores estiman que el porcentaje de ataques cardíacos se reduce hasta un 11% con el consumo de tres tazas de té al día. Aun así, en mayo del 2006, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos, rechazó una petición de los fabricantes de té para permitirles etiquetar el té verde con mensajes mostrando que el té verde reduce el riesgo de infarto. Esta administración concluyó que no hay una evidencia creíble que apoye el hecho de que el té verde o el extracto de té verde, reduzca el riesgo de infarto.

Colesterol alto

Las investigaciones muestran que el té verde reduce el colesterol total e incrementa el colesterol HDL o colesterol bueno en personas y animales. Un estudio clínico basado en la población encontró que los hombres que beben té verde, tienen más posibilidades de tener menor nivel de colesterol total que aquellos que no beben té verde. Los resultados de estudios en animales, sugieren que los polifenoles del té verde pueden bloquear la absorción intestinal del colesterol y mejorar su excreción del cuerpo. En otro pequeño estudio de hombres fumadores, los investigadores encontraron que el té verde, reduce significativamente los niveles de colesterol LDL o colesterol malo.

Cáncer

Varios estudios clínicos basados en la población, han demostrado que tanto el té verde como el té negro, protegen ante el cáncer. Por ejemplo, los porcentajes de cáncer tienden a ser menores en países como Japón donde la gente consume té verde con regularidad. De todas formas, no es posible determinar de estos estudios basados en la población, si el té verde previene realmente el cáncer en la gente. Estudios clínicos recientes sugieren que los ponifenoles del té, especialmente los del té verde, pueden jugar un papel importante a la hora de prevenir el cáncer. Los investigadores también creen que los ponifenoles ayudan a eliminar las células cancerígenas y frenar su progresión.

Cáncer de Vejiga: Sólo unos pocos estudios clínicos han examinado la relación entre el cáncer de vejiga y el consumo de té. En un estudio en el que los investigadores comparaban gente con y sin cáncer de vejiga, los investigadores encontraron que las mujeres que bebían té verde y té verde en polvo, eran menos propensas a desarrollar cáncer de vejiga. Un estudio posterior, realizado por el mismo grupo de investigadores, reveló que los pacientes de cáncer de vejiga (particularmente hombres) que bebieron té verde, tenían una tasa de supervivencia 5 años mayor que aquellos que no bebieron té verde.

Cáncer de mama: Estudios clínicos en animales y pruebas clínicas sugieren que los polifenoles del té verde, inhiben el crecimiento de las células del cáncer de mama. En un estudio de 472 mujeres en varias etapas de cáncer de mama, los investigadores encontraron que las mujeres que consumían más té verde experimentaban un menor desarrollo del cáncer (en particular, mujeres premenopáusicas en etapas iniciales del cáncer de mama). También encontraron que las mujeres en etapas tempranas de la enfermedad que bebían al menos 5 tazas de té todos los días antes de serles diagnosticado el cáncer, tenían menos probabilidades de sufrir recaídas de la enfermedad tras completar el tratamiento. De todas formas, las mujeres con etapas avanzadas de la enfermedad, experimentaron un poca o ninguna mejora bebiendo té verde. En términos de prevención del cáncer de mama, los estudios no son concluyentes. En un estudio muy extenso, los investigadores hicieron una segmentación por edad y concluyeron que las mujeres de menos de 50 años que consumían 3 o más tazas de té por día tenían un 37% menos de probabilidades de desarrollar cáncer de mama en comparación con aquellas que no bebían té.

Cáncer de ovario: En un estudio clínico realizado sobre pacientes de cáncer de ovario en China, los investigadores encontraron que las mujeres que bebían al menos una taza de té al día, vivían más con la enfermedad que aquellas que no bebían té verde. De hecho, las que bebían más té verde vivían más. Otros estudios no encontraron efectos beneficiosos.

Cáncer colorrectal: Los estudios clínicos sobre los efectos del té verde en el cáncer de colon o rectal, han producido resultados contradictorios. Algunos estudios clínicos muestran que disminuye el riesgo de padecerlo en aquellas personas que toman té verde mientras que otras muestran que se incrementa el riesgo. En un estudio, las mujeres que tomaban 5 o más tazas de té al día, tuvieron un menor riesgo significativo de cáncer colorrectal en comparación con las que no bebían té. No se apreció ningún efecto en los hombres. Otros estudios mostraron que un consumo regular de té verde puede reducir el riesgo de cáncer colorrectal en las mujeres. Son necesarios estudios en profundidad antes de poder recomendar el consumo de té verde para la prevención del cáncer colorrectal.

Cáncer de esófago: Los estudios en animales de laboratorio han encontrado que los ponifenoles del té verde, inhiben el crecimiento de las células del cáncer de esófago. De todas formas, los estudios clínicos en personas hay producido resultados contradictorios. Por ejemplo, en un estudio clínico a gran escala basado en población, se encontró que el té verde ofrece una protección significativa contra el desarrollo del cáncer de esófago, particularmente entre las mujeres. Otros estudios clínicos basados en población, han revelado justo lo contrario, es decir, que el consumo de té verde está asociado con un incremento en el riesgo de padecer cáncer de esófago. De hecho, el estudio demuestra que cuanto más fuerte y más caliente esté el té, mayor es el riesgo. Dados estos resultados conflictivos, es necesario hacer estudios en profundidad antes de que los científicos puedan recomendar el té verde para la prevención del cáncer de esófago.

Cáncer de pulmón: Mientras que los ponifenoles del té verde han mostrado inhibir el crecimiento de las células del cáncer de pulmón en tubos de ensayo, pocos estudios clínicos han investigado la relación entre el consumo de té verde y el cáncer de pulmón en la gente y los resultados de tales invesigaciones han resultado ser contradictorios. Un estudio clínico basado en población, encontró que el té de Okinawa, similar al té verde pero parcialmente fermentado, estaba asociado con la disminución del riesgo de padecer cáncer de pulmón, particularmente entre mujeres. Un segundo estudio clínico, reveló que el té verde y el té negro, incrementan de forma significativa el riesgo de padecer cáncer de pulmón. Como con los cánceres de colon y esófago, es necesario hacer nuevos estudios antes de que los investigadores puedan determinar ninguna conclusión sobre los efectos del té verde en el cáncer de pulmón.

Cáncer de páncreas: En un estudio clínico de gran escala, los investigadores compararon gente que bebe frecuentemente té verde y gente que no y encontraron que los que beben té verde, tienen una probabilidad significativamente menor de desarrollar cáncer de páncreas. Esto es particularmente cierto en el caso de las mujeres. Aquellas que bebían más té verde tenían la mitad de posibilidades de desarrollar un cáncer pancreático en comparación con aquellas que bebían menos té. Los hombres que bebían más té, tenían un 37% menos de posibilidades de desarrollar cáncer pancreático. De todas formas, no está claro en ese estudio que el té verde sea el único responsable de la reducción del riesgo de padecer cáncer de páncreas. Es necesario hacer más estudios en profundidad en animales y personas antes de que los investigadores puedan recomendar el consumo de té verde para la prevención del cáncer de páncreas.

Cáncer de próstata: Estudios de laboratorio han encontrado que los extractos de té verde previenen el desarrollo de las células del cáncer de próstata en tubos de ensayo. En un extenso estudio clínico realizado en el sudeste de China, los investigadores encontraron que el riesgo de padecer cáncer de próstata disminuía según aumentaba la frecuencia, duración y cantidad del consumo de té. Aun así, ambos, el extracto de té verde y el extracto té negro estimularon los genes que provocan que las células sean menos sensibles a la quimioterapia. Dada esta potencial interacción, la gente no debería beber té negro ni té verde, además de otros extractos de té mientras esté recibiendo tratamiento de quimioterapia.

Cáncer de piel: El ponifenol principal en el té verde es el epigalocatequina galato. Los estudios científicos sugieren que este ponifenol y el resto de ponifenoles del té verde tienen propiedades antiinflamatorias y anti cancerígenas que pueden ayudar a prevenir la aparición y desarrollo de los tumores de piel.

Cáncer de estómago: Estudios de laboratorio han encontrado que los ponifenoles del té verde inhiben el crecimiento de las células del cáncer de estómago en las pruebas de laboratorio pero los estudios clínicos en las personas son menos concluyentes. En dos estudios clínicos en los que se comparaba gente que bebía té verde y gente que no, las investigaciones encontraron que la gente que bebía té tenía la mitad de probabilidades de desarrollar un cáncer de estómago y gastritis (inflamación del estómago) que aquellos que no bebían té verde. De todas formas, un estudio clínico que incluyó a más de 26000 mujeres y hombres de Japón, no encontró asociación entre el consumo de té verde y el riesgo de padecer cáncer de estómago. Algunos estudios clínicos sugieren que el té verde puede incrementar el riesgo de padecer cáncer de estómago.

Es necesario realizar estudios clínicos en profundidad para determinar en qué grado el té verde ayuda a reducir el riesgo de padecer cáncer de estómago. Aunque el té verde es considerado seguro para la gente en relación con padecer cáncer de estómago, es demasiado pronto para decir si el té verde reduce las posibilidades de desarrollar esta enfermedad.

Enfermedad inflamatoria intestinal

El té verde puede ayudar a reducir la inflamación asociada a la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, dos tipos de enfermedades inflamatorias intestinales. Si se prueba que el té verde ayuda a prevenir el cáncer de cólon, sería beneficioso para quienes padecen una enfermedad inflamatoria intestinal ya que corren el riesgo de padecer cáncer de colon.

Diabetes

El té verde se ha usado tradicionalmente para controlar el nivel de azúcar en sangre. Estudios sobre animales han concluido con que el té verde puede ayudar a prevenir el desarrollo de diabetes de tipo 1 y ralentizar su avance una vez se ha desarrollado. La gente que tiene diabetes de tipo 1, produce muy poca o ninguna insulina, una hormona que convierte la glucosa (azúcar), el almidón y otros tipos de alimentos en energía necesaria para la vida diaria. El té verde puede ayudar a regular el nivel de glucosa en el organismo.

Unos pocos estudios clínicos han encontrado que añadir diariamente a la dieta extracto de té verde, reduce el nivel de hemoglobina A1c en personas con diabetes avanzada.

Enfermedades hepáticas

Estudios clínicos basados en la población han mostrado que los hombres que beben más de 10 tazas de té verde al día tienen menos probabilidades de desarrollar problemas de hígado. El té verde también parece proteger el hígado de los efectos perjudiciales de las sustancias tóxicas como el alcohol. Los estudios animales han mostrado que las propiedades del té verde ayudan a prevenir el desarrollo de tumores de hígado en ratones.

Los resultados de arios estudios sobre animales y humanos, sugiere que uno de los ponifenoles presente en el té verde, conocido como catequina, puede ayudar al tratamiento de la hepatitis viral (inflamación del hígado producida por un virus). En esos estudios, se aisló la catequina del el té verde y se usó en concentraciones muy altas. No está claro si el té, que contiene una menor concentración de catequina, tiene los mismos efectos beneficiosos contra la hepatitis en las personas.

Pérdida de peso

Estudios clínicos sugieren que el extracto de té verde puede acelerar el metabolismo y ayudar a quemar grasa. Un estudio ha confirmado que la combinación del té verde y la cafeína, mejora la pérdida de peso en personas con exceso de peso y obesidad. Algunos investigadores especulan sobre que las sustancias del té verde conocidas como ponifenoles, en concreto las catequinas, sean responsables de que el té tenga propiedades adelgazantes.

Otros beneficios del té verde

Entre las propiedades beneficiosas del té verde, también se encuentran las siguientes:

  • Se ha visto en un pequeño estudio clínico que el beber té verde es beneficioso contra la caries aunque se necesitan más estudios para estar seguros.
  • El té verde, también puede ser útil en enfermedades inflamatorias como la artritis.
  • Las investigaciones indican que el té verde puede beneficiar a los pacientes de artritis, reduciendo la inflamación y frenando la degradación del cartílago.
  • Los compuestos químicos del té verde pueden ser también beneficiosos en el tratamiento de las verrugas inguinales y prevenir los síntomas de la gripe y el catarro.
  • Los estudios también han mostrado que beber té está asociado con una reducción del riesgo de mortalidad en general.

Precauciones en el consumo de té verde

El uso de hierbas está ligado a consolidar el cuerpo y al de enfermedades. Aun así, las hierbas contienen sustancias activas que pueden producir efectos colaterales e interactuar con con otras hierbas, suplementos o medicamentos. Por este motivo, la gente debería tomar hierbas con cuidado, bajo la supervisión de un un especialista reconocido en el campo de la medicina botánica.

La gente con problemas cardíacos, trastornos renales, úlceras estomacales y desórdenes psicológicos, en particular ansiedad, no debería tomar té verde. Las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia también deberían evitar tomar té verde.

El té verde tiene propiedades beneficiosas para el tratamiento de algunas enfermedades

La gente que toma excesivas cantidades de cafeína, como la que se encuentra en el té verde, durante largos periodos de tiempo, puede experimentar irritabilidad, insomnio, palpitaciones y mareos. Una sobredosis de cafeína puede provocar náuseas, vómitos, diarreas, dolor de cabeza y pérdida del apetito. Si bebes mucho té y comienzas a vomitar o tienes espasmos abdominales, puedes estar sufriendo una intoxicación por cafeína. Si tus síntomas son graves, reduce tu consumo de cafeína y consulta a tu médico.

Posibles interacciones del té verde

Si estás siendo tratado con alguno de los siguientes medicamentos, no deberías beber té verde o tomar extracto de té verde sin consultarlo primero con tu médico:

  • Adenosina: El té verde puede inhibir los efectos de la adenosina, un medicamento que se suele proporcionar en los hospitales para la arritmia cardiaca.
  • Antibióticos Beta-lactámicos: El té verde puede incrementar la efectividad de los antibióticos beta-lactámicos recudiendo la resistencia bacteriana al tratamiento.
  • Benzodiazepinas: La cafeína que contiene el té verde ha mostrado reducir los efectos sedantes de las benzodiazepinas, medicamentos normalmente usados para el tratamiento de la ansiedad como el diazepam y el lorazepam.
  • Los beta-bloqueantes, propranolol y metoprolol: La cafeína del té verde puede aumentar la presión arterial en personas que toman estos medicammentos, utilizados para tratar la presión arterial alta y enfermedades del corazón.
  • Medicamentos anticoagulantes, como la Aspirina: La gente que toma warfarina, un medicamento anticoagulante, no debería beber té verde. Debido a que el té verde contiene vitamina K, puede interactuar con la warfarina. Además, tampoco se debe mezclar el té verde con Aspirina ya que ambas evitan que las plaquetas coagulen la sangre. Tomar a la vez Aspirina y té verde puede incrementar el riesgo de sangrado.
  • Quimioterapia: La combinación del té verde y los medicamentos de quimioterapia, en concreto doxorrubicina y tamoxifeno, incrementan la efectividad de estos medicamentos en pruebas de laboratorio. De todas formas, estos resultados todavía no se han demostrado en estudios sobre personas. Por otra parte, hay informes de que tanto los extractos de té verde como el té negro, estimulan un gen en la células de cáncer de próstata que pueden provocar que sean menos sensibles a los medicamentos de quimioterapia. Dada su potencial interacción, la gente no debería beber té negro y verde, ni tampoco sus extractos, mientras recibe tratamiento de quimioterapia para cáncer de próstata.
  • Clozapina: Los efectos antipsicóticos de la Clozapina pueden reducirse si se toma en los siguientes 40 minutos después de beber té verde.
  • Efedrina: Cuando se toma con efedrina, el té verde puede causar agitación, temblores, insomnio y pérdida de peso.
  • Litio: El té verde ha mostrado reducir los niveles de litio en la sangre, medicación usada para tratar a pacientes de manía y depresión.
  • Inhibidores de la monoaminooxidasa: El té verde puede causar un aumento grave de la presión arterial (llamado una "crisis hipertensiva") cuando se toma junto con Inhibidores de la monoaminooxidasa, que se utilizan para tratar la depresión. Ejemplos de los de estos inhibidores son fenelzina y tranilcipromina.
  • Anticonceptivos orales: Los anticonceptivos orales pueden provocar que aumente el tiempo que la cafeína permanece en la sangre, incrementando sus efectos estimulantes.
  • Fenilpropanolamina: Una combinación de la cafeína (como la cafeína del té verde) y fenilpropanolamina (un ingrediente utilizado en la tos utilizado en muchos medicamentos sin receta para el resfriado y productos para adelgazar) puede causar manía y un aumento importante de la presión arterial.

Artículos relacionados con Propiedades del té verde